Aprender español fácil y rápido es una mala idea

Seguro que has visto muchas veces anuncios de clases de idiomas como estos: “Aprende español fácil y rápido”,”Cómo aprender todos los verbos en una semana”, “Spanish hacks to become fluent fast!” “Speak Spanish without effort!”

Como profesora de español primero tengo que decir que me muero de risa y después me enfado porque eso es imposible y crea falsas expectativas.

Además, también me da mucha pena porque en mi opinión es un concepto erróneo y contraproducente: estudiar una lengua (español o otra) no debería ser un proceso fácil… ¡y está bien!

Hay otros adjetivos más interesantes que “fácil”. Aprender español debe ser divertido, interesante, motivante… Aprender cualquier cosa es un viaje apasionante ¿no crees?. ¿Quieres que el viaje sea fácil y rápido o quieres que el viaje dure mucho tiempo y vivir más experiencias? 😀

aprender español fácil y rápido

¿Por qué necesitamos que el español sea fácil?

En cualquier aprendizaje, también en los idiomas, hay altibajos (subidas y bajadas).

A veces tienes la sensación de que avanzas y mejoras mucho, y otras veces parece que nos hemos quedado en un nivel para siempre. Esta última sensación es normal cuando tienes un nivel alto de español, seguro que estás avanzando pero no tienes la sensación.

Muchas veces les digo a mis alumnos que para avanzar necesitamos “sufrir” un poquito, es raro que un estudiante tenga el mismo nivel hablando, escuchando, escribiendo y leyendo.

Siempre hay algo que se nos da peor. Por eso es importante salir de la zona de confort  y practicar aquello que te incomoda. No te preocupes, es algo universal, solemos repetir lo que se nos da bien y además lo hacemos de forma natural.

Si siempre escuchamos audios en los que hablan “lento”, nos va a incomodar escuchar algún audio real, nos va a frustrar y no vamos a querer hacerlo. ¿Qué pasa entonces? Que no vamos a cruzar la línea y no vamos a mejorar.

Piensa cuando vas al gimnasio. Si quieres tener músculos necesitas hacer pesas. Las pesas son la resistencia con la que el músculo tiene que luchar. No hay otra forma de obtener músculos, solo usando pesas que te hacen sufrir y sudar mucho.

De esa forma estimulas los músculos y crecen. ¡Es igual con tu cerebro! Ponle una resistencia, haz que trabaje duro, sufre un poco y verás los resultados.

¿Tener músculos es fácil? No ¿Es rápido? Tampoco.

¿Conoces eso de “Forget your weaknesses, focus on your strengths”? Pues olvídalo, en el aprendizaje de idiomas no funciona. A partir de un nivel medio o avanzado tenemos que pensar esto: “Forget your strengths, focus on your weaknesses!!”

Por cierto, ya que vas a sufrir un poco y vas a enfrentarte a la frustración, intenta buscar retos concretos. Mucha gente elige hacer un examen para obligarse a trabajar duro, pero pueden ser otras cosas como exponerte a hablantes nativos, participar en foros y grupos de conversación, escribir un diario…

Intenta buscar tus intereses, por ejemplo, si no te gusta escribir pero te gusta la jardinería, escribe sobre jardinería. Si lo pasas mal escuchando español y te gusta la astrofísica, escucha cosas sobre astrofísica. ¡Hay que sufrir un poco pero no tanto!

Te animo a que cruces la línea y no te presiones con eso de aprender español fácil y rápido. Haz que la mitad del tiempo que dedicas a practicar  sea con ejercicios “incómodos”, integra esta rutina y poco a poco verás los resultados.

Recent Posts

Dejar un comentario

Acepto la Política de privacidad