Skip to content

De profesora presencial a profesora online de ELE

¡Hola profes de ELE! Inauguro esta sección donde os quiero ir contando mi experiencia, mis reflexiones y mis inquietudes como profesora de español. Hace ya varios años pasé de profesora presencial a profesora online de ELE.

Escribo esto en tiempos de pandemia, donde ha sido necesaria la reinvención de muchos  profesores al mundo online.

En mi opinión lo que ha pasado no tiene nada que ver con la enseñanza online, ha sido un “parche” para resolver una situación y no se ha hecho de la mejor forma posible. El mundo online cuenta con un montón de recursos,  la enseñanza en línea va mucho más allá de conectar con los estudiantes a través de la pantalla y mandar tareas.

Yo pasé de las clases presenciales a las clases online para no estar atada a un lugar (quería mudarme al campo) y también para poder ser libre a la hora de dar clase, de organizar mis horarios y también para cobrar un salario digno (ya sabéis de lo que hablo).

Antes de cambiar al mundo online ya llevaba 15 años siendo profe de ELE. Durante una excedencia empecé a darle forma a mi proyecto y al año ya estaba dando mis primeras clases online.

Quería organizarlo bien, teniendo en cuenta que quería un proyecto a largo plazo, así que me formé previamente (gestión de negocios, e-marketing, RRSS, SEO…).

También tuve que digitalizar todos los materiales que tenía e intentar resolver con imaginación cómo llevar a la clase online los juegos, tarjetas, tableros, dinámicas… En ese momento no había las herramientas que hay ahora, así que fue bastante frustrante pasar de profesora presencial a profesora online de ELE .

profesora online de ele

Aunque tenía claro que quería desarrollar un proyecto completo y autosuficiente, también quería empezar a rodar online, por eso me inscribí en una plataforma. Es una solución a corto plazo ya que (al menos antes) era fácil y rápido encontrar alumnos interesados.

Tener esos alumnos me permitió comprobar cómo funcionaban los materiales de siempre en este nuevo entorno, hacer cambios, aprender mucho y cambiar mis estrategias como profesora de ELE.

Me di cuenta de que quitando el contacto físico se puede conseguir el mismo nivel de complicidad y cercanía. Podéis echarle un ojo sobre el engagement en las clases online en este artículo que escribí para unidiomacadavez.com.  Además, el repensar mis clases y readaptar mis materiales me hizo dar con un montón de ideas que en la enseñanza presencial no hubiera desarrollado.

Fue un aprendizaje a tope durante 2 años en todos los sentidos y todo un reto pasar de profesora presencial a profesora online de ELE.

LO PEOR DE SER PROFESORA ONLINE DE ELE

La parte emprendedora es MUY dura, ya hablaré de esto en otros posts. Normalmente 20 horas a la semana de clases y 15 horas de otras labores no tan chulas.

Lo peor en las clases es no poder dar un abrazo a mis alumnos cuando han aprobado un examen o cuando han tenido un mal día. También echo de menos las actividades dinámicas más físicas e interactivas.

¡Ah! Y el dolor de ojos, tengo que tener el colirio a mano

¡Los comentarios están cerrados para este artículo!